Desde hace varios años, las empresas a través de sus productos o servicios han optado por ofrecerle a sus clientes una serie de experiencias que han sido acogidas positivamente por estos. Además, cada vez es más frecuente ese mismo concepto de experiencia de empleado para mejorar el ambiente laboral y generar compromiso con la marca.

Curiosamente estos son grandes retos que se deben de hacer frente desde el área de gestión de personas y hasta ahora no se habían tomado con la importancia suficiente. Para aquellas empresas que ya trabajan la experiencia de cliente es más fácil adaptarse a las técnicas que usan grandes corporaciones haciendo vivir a cada empleado una experiencia convincente, personalizada y memorable en su puesto de trabajo.

Es importante cuidar a tus empleados tanto como a tus clientes.

Actualmente es muy importante tener una marca consistente y eso pasa por ofrecer una maravillosa experiencia tanto a los clientes como a los empleados. Aplicar estrategias de marketing es una parte primordial, pero hacer branding interno también debe ser una parte importante de la empresa ya que conseguiremos crear espíritu de equipo y el compromiso de los trabajadores aumentará exponencialmente. Nunca hay que olvidar que los empleados son los mayores prescriptores de una marca.

¿Qué podemos hacer para crear una experiencia de empleado?

Es muy importante que el equipo se sienta valorado y ofrecerle formación constante y herramientas de calidad con las que pueda hacer mejor su trabajo. Al fin y al cabo, lo que la marca quiere mostrar debe ser lo mismo que acaba haciendo ya que cuando se falla en las expectativas este impacto puede ser muy negativo.

Comunicación: La comunicación con los empleados debe ser bidireccional, justa y transparente. Es muy importante que los empleados tengan la libertad y medios de experimentar sus ideas, preocupaciones o sugerencias.

Retroalimentación constante del personal: Las empresas deben recolectar información de los empleados de manera regular a través de reuniones o encuestas.

Clima laboral: La experiencia de los empleados influye en aspectos específicos del lugar de trabajo. Por ejemplo, los trabajadores felices tienen más oportunidad de quedarse y comprometerse que los empleados con experiencias negativas.

Crea nuevos recuerdos. Crea nuevas experiencias.

En definitiva, para conseguir una buena experiencia del empleado no es necesario gastar más, si no invertir más tiempo en escuchar emociones y visualizar actitudes. Esto se traducirá en un buen ambiente de trabajo, y a su vez, mayores ingresos, beneficios y una excelente reputación de la empresa.

 

Para más información no dude en contactarnos. Si necesita ayuda de profesionales, en Tu-Voz Contact Center ponemos a su disposición nuestros recursos humanos y técnicos para la gestión del servicio al cliente de mejor calidad.